Cómo hacer jabón casero

Hay productos que contienen decenas de sustancias que quieren garantizar una limpieza prácticamente aséptica donde en realidad no hace falta, como si el hogar fuese un quirófano. Muchos han probado en su propia piel los inconvenientes de estos productos porque sus ingredientes biocidas no sólo atacan a los gérmenes: en las personas irritan la piel, provocan alergias y causan reacciones sensibles en los ojos, la nariz, la garganta, además de dañar los pulmones.

Buena cantidad de estas sustancias llegan a la naturaleza a través de los desagües y siguen impactando en el medio ambiente, provocando, por ejemplo, la eutrofización de los ríos entre muchos otros problemas conocidos.

Así que debemos preguntarnos con qué tipo de productos podemos limpiar nuestra casa sin perjudicar el entorno o haciéndolo lo mínimo posible. Para ello, deben sustituirse los productos de limpieza convencionales por ejemplo con jabón natural.

El jabón natural limpia cualquier superficie, actúa aumentando la eficacia del agua para lavar, se degrada fácilmente y no es tóxico.

Para hacer jabón sólo necesitas aceite usado, agua y sosa cáustica (hidróxido de sodio).

Es muy fácil reciclar el aceite usado de la cocina para fabricar un excelente jabón para uso doméstico.

¿Por qué hacer jabón casero natural?
Porque el aceite que sobra en el hogar y se tira por el fregadero termina en nuestros ríos. Una vez allí forma una película que no permite la oxigenación y destruye peces y plantas acuáticas. Un litro de aceite contamina 50.000 litros de agua.

A continuación os mostramos dos fórmulas para fabricarlo en casa:

INGREDIENTES PARA LA FORMULA FÁCIL:

- 6 litros de aceite usado pasado por un colador para quitarle las impurezas.
- 6 litros de agua caliente.
- 1 kilo de sosa caústica (se puede comprar en droguerías por muy poco).
- 1 vaso de 250 cl. de lavavajillas (para darle buen olor).
(En caso de no disponer de aceite podemos utilizar sebo de cualquier animal, en muchas carnicerías te lo regalan o te lo cobran a muy bajo precio.)

CÓMO HACER EL JABÓN CASERO CON LA FÓRMULA FÁCIL:

El proceso de preparación es bastante sencillo:

1.- Echamos la grasa en un recipiente grande (barreño, contenedor, cubo, etc.) a continuación pondremos encima la sosa, tendremos cuidado al volcarla y para hacerlo; lo mejor sería que nos pongamos unos guantes.

2.- A continuación añadiremos agua muy caliente (con mucho cuidado).

3.- Empezamos a mover con un palo largo, con cuidado de hacerlo siempre en la misma dirección, si no lo hacemos así se puede cortar el jabón.(No hace falta que hagamos fuerza ni que realicemos concursos de velocidad, tened en cuenta que se puede estropear el jabón).

4.- Moveremos el jabón durante bastante tiempo hasta que poco a poco vaya cuajando, veremos que se va quedando pastoso.

5.- Lo volcaremos en algún envase (podemos utilizar otro barreño más bajo) o si queremos hacer pastillas iguales lo verteremos con una jarra en tretrabricks cortados o moldes etc. Si lo echamos en un barreño grande lo que haremos es dejarlo reposar y antes de que se quede totalmente duro, lo volcaremos y cortaremos en pastillas.

INGREDIENTES PARA LA FORMULA DIFÍCIL:

· 2 litros y medio de Aceite comestible usado de cualquier clase: soja, girasol, semillas, oliva. etc. Hay que pasarlo por un colador muy fino para quitarle las impurezas.
· Un cubo resistente de plástico (25 litros)
· Palo de madera para remover.
· Moldes de plástico.
· 2 litros y medio de Agua.
· 1/2 kilo de Sosa cáustica. (Hidróxido sódico). (cuidado con este elemento que es peligroso, se compra en tiendas de ultramarinos por ejemplo)
· Medio vaso de lavavajillas para darle aroma al jabón.
. un puñado de sal común.

CÓMO HACER EL JABÓN CASERO CON LA FÓRMULA DIFICIL:

1.- Guardar el aceite usado hasta juntar dos litros y medio.

2.- Llenar el cubo con dos litros y medio de agua. Para fabricar panes de jabón de colores se puede añadir al agua colorantes naturales.

3.- En un ambiente ventilado y con la ayuda de un palo, diluir en el agua medio kilo de soda cáustica y un puñado de sal. Se producirá una reacción química “exotérmica” (calor) que requiere algunas horas hasta que se enfrié . La sosa cáustica es un material que daña la piel si se pone en contacto directo con ella. Por eso es recomendable utilizar guantes y lentes protectores.

4.- Se vierte lentamente el aceite sobre la mezcla líquida llamada también “lejía cáustica”, revolviendo en forma permanente (siempre para el mismo lado, porque de lo contrario se puede “cortar” el jabón).
Se calienta la mezcla con mechero hasta alcanzar la temperatura de ebullición y se mantiene durante dos horas este tratamiento a los efectos de producir la “saponificación” de las grasas. Esta reacción química es la que combina el sodio de la lejía con los ácidos grasos provenientes de los aceites para dar forma a una “sal orgánica soluble” que la conocemos como jabón.
Si quiere hacer jabón con esencias añada hierbas aromáticas u otros tipos de aromas naturales después de que la mezcla bajo la temperatura a 40ºC.

5.- Cuando la mezcla se espesa, se echa en los moldes y se deja endurecer durante varios días. Si tiene ansiedad por ver como salen los jabones puede acelerar el proceso colocando algunos panes en el congelador.

6. Se sacan los jabones de los moldes. También se puede echar la mezcla en una bandeja grande. Se la deja reposar y antes de que se quede totalmente dura se corta en pastillas con un cortante común. Para que resulte más cómodo despegar los moldes se los puede enharinar o cubrir con aceite.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>